Opinión: Las empresas sociales, la medición de impacto y algunos ejemplos

Por Daniele Calzolari, responsable de análisis en la Bolsa Social

 

Una de las preguntas más típicas en la Bolsa Social es qué es para nosotros una empresa social. Una pregunta esencial a la hora de entender nuestra propia razón de ser, y de ver qué nos diferencia de otras plataformas de equity crowdfunding. Por ello, voy a tratar de explicar qué vara de medir utilizamos a la hora de decidir si una empresa es social o no.

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los KPIs de impacto

Empecemos por nuestro proceso de selección. Una vez llega un proyecto a nuestras manos, comenzamos con una primera criba, en la cual uno de los requisitos es tener un impacto social positivo y medible. Pero, ¿qué significa esto?

En La Bolsa Social, definimos como empresa social a aquella compañía que haya sido establecida con el objetivo de (tratar de) solucionar un problema social, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la ONU. Por esta razón, cada una de las startups que publicamos lleva uno o más sellos que indican en qué ODS actúan y qué reto tratan de superar con su actividad.

Pero con los ODS tenemos un problema: son muy genéricos, y no miden de forma exacta el impacto de la actividad de la empresa. ¿Qué hacemos nosotros para superar este reto? Les pedimos a las empresas tres métricas de impacto: es decir, indicadores (KPIs) que midan de forma cuantitativa el impacto que están causando/causarán con su actividad. De este modo, podemos después hacer un seguimiento de los proyectos no sólo a nivel económico, sino también de impacto social y/o medioambiental.

 

Estas métricas van muy ligadas al tipo de inversión que realizamos: la conocida como inversión de impacto. Esta “industria” está ahora en boom, pero es cierto que es un sector nuevo y desconocido para muchos. En ese sentido, se definiría como la inversión que se sitúa entre la filantropía y la inversión tradicional, uniendo valores humanos y medioambientales con la profesionalidad y las herramientas financieras. De este modo, es el tipo de inversión que busca generar del mismo modo un impacto positivo junto con un retorno económico para sus inversores.

 

Algunos ejemplos de empresas sociales

 

Nada mejor que algunos ejemplos para entender de lo que estamos hablando. Estas son tres de las empresas que se han financiado con nosotros recientemente, con algunos de sus indicadores de impacto:

 

AUARA (212.000 € financiados), gracias a las ventas de agua mineral en España, ha conseguido ejecutar 37  proyectos de acceso al agua en 15 países, beneficiando a más de 23.000 personas que no tenían acceso a agua potable antes.

 

NOSTOC (250.000 € financiados) ha evitado con sus fertilizantes y pesticidas naturales a más de 20.000 litros de químicos muy dañinos y emisiones de  más de 200 kg de N2O. Además, su solución resulta más eficaz que los químicos, así que hay un rateo de adopción más capilar, que produce un efecto positivo en la salud de los consumidores.

 

VOXPRIMA (350.000 € financiados) pudo afectar a 15.000 alumnos con su programa de creatividad con resultados extraordinarios de escritura y lectura, de forma inclusiva. El 20% de las escuelas clientes de Voxprima se encuentran en entornos desfavorables, actuando contra la exclusión social por capacidad, origen, género etc.

 

Y la propia Bolsa Social, ¿cumple con nuestra definición de empresa social?

 

Ya para terminar, a raíz de lo anterior, muchas veces nos han hecho también la siguiente pregunta: “si todas las empresas de nuestra cartera se identifican con uno o más ODS, ¿qué ODS corresponde a la propia Bolsa Social?”

 

En nuestro caso, el ODS que nosotros tratamos de solventar sería el Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Al contribuir a enlazar a los varios actores del ecosistema para financiar proyectos que crean impacto global, sobre todo en los países en vías de desarrollo, la Bolsa Social contribuye a las metas 17.3 y 17.5 de los ODS.

 

Daniele Calzolari cuenta con más de 10 años de experiencia en energías renovables, aeronáutica y comunicaciones. Ha cubierto varias posiciones como desarrollo de negocio, estrategia y análisis de inversión en multinacionales (Siemens, Econcern y Stork Fokker) y en startups (XEMC Darwind). MBA en el Instituto de Empresa e Ingeniero Aerospacial en Delft University of Technology.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué es la Bolsa Social?

Entradas recientes

Buscar…