Destacado

5 consejos a la hora de invertir en proyectos de impacto


12 diciembre, 2018

La inversión de impacto está en auge.

Y no lo decimos por decir: los últimos informes de Spainsif y de la EVPA lo corroboran. Y como no podía ser de otra forma, esta corriente ascendente se está traduciendo en cada vez más y más proyectos que buscan no sólo un crecimiento económico futuro, sino poder ser líderes de un cambio social y medioambiental dentro de cada uno de sus sectores.

Desde la Bolsa Social, estamos viendo cómo cada vez más y más personas invierten en estos proyectos a través de nuestra plataforma, y algunas de ellas ya han tenido salidas rentables de sus inversiones. Sin embargo, un proceso de inversión es algo que debe llevar tiempo, ser meditado y tener en cuenta importantes variables dentro de cada uno de los proyectos. Es por ello que vamos a daros unos pocos consejos a la hora de invertir en proyectos, y más específicamente, en aquellos que generan un impacto social y/o medioambiental positivo en la sociedad y en el mundo.

Pero empecemos por el principio. ¿Qué es exactamente la inversión de impacto?

 

¿Qué es la inversión de impacto?

Podríamos definir la inversión de impacto como las inversiones que buscan un doble retorno: por un lado, siguen queriendo encontrar una rentabilidad económica; pero por otro, buscan al mismo tiempo un retorno en impacto social y/o medioambiental.

Este tipo de inversión son un paso siguiente a las llamadas inversiones socialmente responsables (ISR), que serían las inversiones que cumplen con algunas “buenas prácticas” dentro de sus inversiones, denominadas criterios ASG  (ambientales, sociales y de buen gobierno). La inversión de impacto, además de cumplir con estos criterios, busca orientarlos a lograr resultados acreditables y medibles del impacto social generado por las distintas empresas.

Estas métricas pueden variar enormemente según el sector. Algunos ejemplos podrían ser las toneladas de CO2 ahorradas por la actividad, el número de personas con algún tipo de discapacidad atendidas o la cantidad de plástico reutilizado.

Ahora bien, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de realizar una inversión de impacto? Aquí te dejamos 5 consejos a tener en cuenta a la hora de realizar este tipo de inversión:

 

5 consejos para inversores de impacto

 

1. No pierdas de vista la rentabilidad económica

Muchas personas, a la hora de invertir en proyectos que causen un impacto positivo en la sociedad o en el medio ambiente, se dejan llevar por las emociones y dejan de lado la parte económica.

Recordemos que, a pesar de lo bonito que nos parezca lo que el proyecto quiere lograr a nivel social o medioambiental, estamos realizando una inversión de nuestro capital, con el riesgo que ello conlleva. Por lo tanto, si queremos que esa inversión florezca y no perdamos nuestro dinero, debemos analizar cómo la empresa va a utilizar nuestra inversión y cómo ello va a ayudar a mejorar sus resultados económicos con el tiempo.

 

2. El impacto ha de ser acreditable y medible en el tiempo

Como hemos comentado anteriormente, la diferencia entre la inversión de impacto y la inversión socialmente responsable es que la primera busca un impacto que sea reconocible y que pueda medirse de forma cuantitativa.  De este modo, es posible analizarlo en un futuro con el fin de saber a ciencia cierta qué se ha logrado y tomar medidas para mejorar.

Por ello, los/as inversores/as de impacto han de analizar qué está la empresa utilizando para medir su impacto, y cómo van a evolucionar en el tiempo.

 

3. Conoce bien al equipo

El equipo es una pieza clave en todo proyecto, sea social o no. Sin un buen equipo detrás, una idea revolucionaria puede pasar de ser un éxito a un fracaso absoluto.

Pues bien, en el caso de las empresas sociales ocurre lo mismo. El equipo ha de analizarse cuidadosamente, no sólo en función de su capacidad y organización, sino también de su espíritu y ganas de cambiar las cosas. Conocer bien al equipo es imprescindible para analizar si nuestro dinero va a estar en buenas manos, y si va a utilizarse de forma adecuada con el fin de lograr tanto los resultados económicos como de impacto social.

 

4. Diversifica

Las inversiones de impacto son inversiones, al fin y al cabo. Y hay muchos casos, como en la Bolsa Social, en los que las empresas son startups muy jóvenes. Por lo tanto, el riesgo de invertir en ellas suele ser elevado.

Por ello, al igual que en cualquier tipo de inversión, conviene diversificar nuestras inversiones y como se suele decir, no poner todos los huevos en la misma cesta. De este modo, nos aseguraremos de aumentar las probabilidades de no perder todo nuestro patrimonio dedicado a invertir en este tipo de proyectos.

 

5. Invierte para el largo plazo

Por último, nuestro consejo es que no inviertas para especular en el corto plazo. De hecho, una gran diferencia de la inversión de impacto respecto a las inversiones puramente económicas es que la primera busca una inversión responsable y longeva, de personas comprometidas con los proyectos en los que invierten y su misión social.

En el caso de la Bolsa Social, siempre decimos que buscamos un capital paciente y comprometido, que quiera acompañar a la empresa en el largo plazo. De este modo estamos consiguiendo que cada vez más personas empiecen a invertir su dinero en proyectos en los que realmente creen, y no sólo en los proyectos que les van a brindar un retorno económico mayor.

 

Estos son nuestros 5 consejos para aquellos/as inversores/as que estén pensando en invertir en proyectos de impacto. Para aquellas personas que tengáis alguna consulta o sugerencia, no dudéis en contactarnos o en escribirnos en la sección de comentarios. Gracias por estar ahí, y ¡nos vemos en la próxima!

 

Volver al blog >>

No te pierdas ninguna oportunidad de inversión